Lo que sucede

  • No hay próximos eventos encontrados

Últimas novedades


Testimonios



Un milagro de vida

25 de Enero, 2017

Yennifer Montoya y Luis Enrique Flórez – Colombia

Somos una pareja de casados hace ocho años, nuestro anhelo siempre fue tener un hijo, pero nunca fue posible porque tenía problemas en los ovarios lo cual no me permitía quedar embarazada; el diagnóstico de los médicos fue que debía comenzar un tratamiento largo y costoso, pero aún así nos daban pocas esperanzas de que fuera efectivo.

Fue entonces cuando nos dirigimos con mucha fe y esperanza al Templo del 20 de Julio y empezamos la Novena al Divino Niño Jesús, pidiendo que nos concediera el privilegio de tener un bebé y que obrara en nosotros este hermosos milagro. En noviembre del año pasado antes de culminar el tercer domingo de la Novena, nos dieron la noticia que estaba en embarazo. Actualmente tengo tres meses de gestación y mi embarazo ha transcurrido sin complicaciones, después que los médicos me diagnosticaron embarazo de alto riesgo ya que por mis antecedentes no era seguro que el embarazo se mantuviera y había mínimas probabilidades de que el bebé se desarrollara normal.

Justo tenemos la probabilidad de que nuestro bebé nazca para el 20 de julio de este año. Estamos muy felices y agradecidos, nuestro hogar está fiel a la devoción al Divino Niño Jesús.

 

En Tí confiamos”

07 de Febrero, 2017

Quiero dar testimonio de un milagro que nos hizo el Divino Niño
Jesús.

Hace año y medio viajé al extranjero con mi esposo e hijo, iba a
estudiar un posgrado gracias a media beca que gane con una empresa.
Para poder viajar, como familia le apostamos al viaje, mi esposo
renunció a una empresa donde se encontraba con un contrato estable y a mi me tocó renunciar al trabajo en la universidad donde trabajaba porque allí no me ayudaban con los estudios.

Con la media beca pagábamos parte de un préstamo que saqué para
completar para el viaje; la estadía nos la daban por un año y con la
liquidación del trabajo de mi esposo teníamos para la alimentación,
el colegio del niño, el transporte. No teníamos mucho dinero, por lo
cual  hicimos presupuesto para un año.

Ya estando en el extranjero, la empresa que me dio la beca presentó
problemas y al cabo de dos meses no me pudieron seguir dando fondos, entonces empezamos a enviar  a Colombia el dinero que teníamos presupuestado para los gastos afuera, para pagar el préstamo; al cabo de un par de mese me dijeron que no podían seguir ayudándonos, que solo me podían dar la estadía. Con solo la estadía no podíamos seguir allí, no nos alcanzaba para el resto de gastos y menos para un año. Nos encontrábamos muy tristes, habíamos apostado todo a ese nuevo cambio, prácticamente nos tocaba devolvernos (y solo habían pasado 4 meses), estábamos en un país desconocido, sin familiares y sin trabajo, ya que solo teníamos visa de estudiantes y aquí no se podía trabajar.

Después de hablar con mi esposo, tomamos la decisión de devolvernos,
sacar al niño del colegio y regresar a buscar trabajo.

Una noche antes de comprar los pasajes, le dije que me diera 15 días
para ver si podía buscar aunque sea media jornada como becaria en una empresa aquí, era difícil pero no imposible. Esa noche recordé que cuando estudiaba en la universidad yo oraba bastante al Divino Niño y casualmente tenía una novena en mi bolso, la había traído conmigo.
Mi esposo me dijo, hagamos la novena, era la primera vez que la hacíamos como familia. Le pedimos con mucha fe y devoción y al cabo de 7 días lo llamó un conocido de mi esposo aquí  y que solo lo habíamos visitado una vez y le dijo que le tenía una oferta de trabajo, que como la visa que tenía no le permitía trabajar, a él le recomendaron una abogada que tramitaba visas de trabajo. Le apostamos   nuevamente a esa ilusión y al cabo de un mes, mi esposo ya estaba trabajando. La verdad la situación era muy difícil por no decir casi imposible poder trabajar aquí como extranjero. Pero el Divino Niño nos escuchó y nos ayudó. Nada es imposible para Dios, cuando se pide con Fe.

Yo estoy terminado de estudiar, mi hijo en el colegio y mi esposo
creciendo profesionalmente con el nuevo trabajo. Estamos muy
agradecidos.

Luz de vida

25 de Enero, 2017

El 27 de febrero de 2010, en Chile país donde resido, hubo un fuerte terremoto, la casa se derrumbó y yo quedé enterrada… me estaba asfixiando y con las costillas rotas no me podía mover. Invoqué al Divino Niño Jesús y de pronto vi una luz; con mucho dolor me arrastré hacia allá , fue así como me lograron rescatar. Gracias Divino Niño Jesús.