Obra Salesiana del Niño Jesús

Somos una fuerza eclesial católica inspirada en el Evangelio y el Sistema Preventivo de Don Bosco, perteneciente a la sociedad Salesiana mundial y de COB, animada por Salesianos, Religiosos, Laicos, y otros carismas.

Email: comunicaciones@ninojesus20dejulio.org

Tel.: 372 55 55

Obtenga actualizaciones mensuales

© 2019 by Obra Salesiana del Niño Jesús |  Terms of Use  |   Privacy Policy

HISTORIA DE LA DEVOCIÓN AL NIÑO JESÚS EN LA ANTIGÜEDAD

Cuentan los antiguos narradores que la Devoción al Niño Jesús empezó en el Monte Carmelo, en Israel, pues a este hermoso monte cercano a Nazareth, iba frecuentemente  el Divino Niño acompañado de sus padres José y maría y de los abuelitos, san Joaquín y santa Ana, a pasear y a rezar, y que los piadosos hombres de allí se reunían para orar le fueron tomando gran aprecio y cariño al amabilísimo Niño, y que después de que el Divino redentor subió al cielo, los religiosos moradores del Monte Carmelo siguieron recordando con gran cariño y devoción al Niño Jesús. Luego, cuando los carmelitas  extendieron por Europa fueron llevando la devoción al Divino Niño por todas partes.

Ya en el año 1200, San Antonio de Padua, y en el año 1500 San Cayetano, le tuvieron mucha devoción al Niño Jesús, y por eso en los cuadros se pinta a cada uno de estos dos santos, llevando en sus brazos al Divino Niño.

Pero quienes vinieron a popularizar más la Devoción al Divino Niño Jesús fueron Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz (1550).

De Santa teresa se narra que subiendo por una escalera hacia un corredor le pareció ver al niño Jesús que la saludaba amablemente. Desde entonces, la santa llevo siempre en sus viajes una estatuita del Divino Niño  y en todas las casas de su comunidad mandaba colocar y honrar una bella imagen del Niño Jesús, que casi siempre ella misma dejaba de regalo al despedirse. La santa gozaba componiendo y cantando villancicos al Niño de Belén. Le gustaba mucho este:

Véante mis ojos

Dulce Jesús bueno.

Véante mis ojos

Muérame yo luego.

San Juan de la Cruz, en una navidad, emocionado ante una hermosa imagen del Niño Jesús, exclamo lleno de entusiasmo:

Mi dulce y tierno Jesús,

Si amores me han de matar,

Ahora tienen lugar.

Los padres Carmelitas y las hermanas Carmelitas, siguiendo el ejemplo de sus santos fundadores, Santa Teresa y San Juan de la Cruz, se han propuesto propagar donde quiera que llegan la devoción al Milagroso Niño Jesús, que no es la creencia de que una imagen de yeso, metal, tela o cartón nos vaya  hacer un milagro (porque las imágenes no pueden hacerle milagros a nadie), sino el honrar los 12 primeros años de Jesús en la tierra, los años de su infancia, y por los méritos que Jesús gano en sus 12 años de niñez, pedir a Dios todos los favores que necesitamos.

En el año 1636, Nuestro Señor le hizo a  la venerable Margarita del Santísimo Sacramento una promesa que se ha hecho muy famosa: “Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia, y tu oración será escuchada”.

Muchísimos devotos n el mundo entero han hecho el ensayo de pedir favores a Dios por los méritos de la infancia de Jesús y han obtenido favores admirables. Y nosotros vamos a hacer lo mismo.